Disfunciones en la Mujer

Mujer

Hasta no hace mucho tiempo atrás la cultura occidental veía la sexualidad femenina como ¨pasiva¨ y orientada solamente hacia la reproducción. A partir de los impresionantes cambios socioculturales del siglo XX se revindicó la posibilidad y el derecho de la mujer al placer sexual sin que esto implique necesariamente la maternidad. Sin embargo, todavía hoy persisten prejuicios y restricciones sobre la vida sexual de las mujeres, que pueden generar y perpetuar disfunciones sexuales en la mujer: estos componentes psicosocioculturales son particularmente importantes en la inhibición sexual generalizada y en la disfunción orgásmica. La falta de deseo sexual, en cambio, suele estar causada por razones de stress, conflictos vinculares, etc, al igual que la falta de deseo en el varón.

Inhibición sexual generalizada

Es la mujer que no se interesa por la vida sexual y no se excita cuando se le estimula en forma adecuada. Estas mujeres han sido rotuladas históricamente como “frígidas”, término inexacto y peyorativo.La mujer puede ser no reactiva en lo absoluto, y no experimentar ninguna sensación cuando es tocada en los genitales. O puede tener la sensación de ser acariciada, pero sin percibir esas sensaciones como eróticas. En cualquiera de los dos casos, las mujeres están ausentes psicológicamente; las mujeres absolutamente no reactivas evitan todo contacto sexual porque no les gusta ser “manoseadas”, mientras las que tienen menos inhibición, viven las relaciones sexuales como “un deber”.

Carla Bártoli. Dibujo sobre papel

El tratamiento se basa en la “desensibilización sistemática”, donde la mujer es gradualmente expuesta a situaciones eróticas, y al mismo tiempo se trabaja con psicoterapia sus sentimientos de ansiedad y culpa relacionada con la vida sexual.

Disfunción orgásmica

Es la mujer que tiene dificultades en alcanzar el orgasmo recibiendo estimulación sexual eficaz y prolongada. En general desean y les gusta la actividad sexual; y la mayoría logran excitación, acompañada de lubricación y sensaciones de placer. Lo único que les falta es el orgasmo, son “preorgásmicas”: no importa cuanta estimulación sexual eficaz reciban ni cuánto se exciten, quedan ¨al toque¨ del orgasmo, pero sin llegar al mismo.

Aunque muchas mujeres experimentan intenso placer psicológico al tener un pene en su vagina, las mujeres necesitan estimulación extragenital antes y durante el coito. Abrazos, caricias, besos, mordiscos, en todo el cuerpo y en particular en los pechos son estímulos poderosos.

El papel del clítoris.

Antes, las mujeres anorgásmicas durante la penetración vaginal eran clasificadas como sexualmente disfuncionales. Se decía que eran ¨infantiles¨ porque muchas podían tener orgasmos con caricias clitoridianas, y no por la penetración, que era considerada la forma ¨madura¨ de obtener el orgasmo. Ahora, se sabe que la vagina carece de terminaciones nerviosas y por lo tanto NO PUEDE ser la fuente de estímulo requerido para desencadenar el reflejo del orgasmo. Es la estimulación indirecta del clítoris (cuando el pene penetra y sale de la vagina ¨tironea¨ de la piel del clítoris), sumada a la presión del hueso pubiano del varón contra el de la mujer, la que proporciona estimulación física, genital, que la mujer necesita. Sin clítoris, el orgasmo es casi imposible.
El glande clitoridiano es el equivalente al pene en la mujer. Las bebas experimentan placer al manipular el clítoris, así como los bebés varones lo obtienen al estimularse el pene. El clítoris es mucho más que lo que se ve: hunde sus raíces dentro de la vagina, “abrazando” su entrada. Cuando la mujer esta excitada, el clítoris lleno de sangre, hace relieve sobre el techo de los primeros milímetros de la vagina. Este es el “Punto G”, el clítoris interno. Tocar el clítoris externo, rozar con el pene o dedos el clítoris interno, “tironear” la entrada de la vagina hacia el ano, son maniobras estimulantes para la mujer.

Las mujeres tienen umbrales y niveles orgásmicos diferentes, y llegan al orgasmo de distinta manera: un 25% (un cuarto) con la penetración exclusivamente, otro 25 % con la penetración y caricias clitoridianas al mismo tiempo, otro 25 % con estímulo clitorideano sin penetración, y un ultimo 25% con cualquier estímulo. Por esto, la falta de orgasmo con penetración exclusiva es considerada una variante normal y no como una disfunción. Sin embargo, hay muchas mujeres que consultan porque no tienen orgasmo durante la penetración: cuando la mujer vive esta situación con ansiedad, miedo, inhibición e inclusive evitación sexual, puede ser razonable considerar la anorgasmia coital como una disfunción sexual, por la repercusión emocional.

Disfunciones sexuales en la mujerSe calcula que una de cada 10 mujeres nunca experimentó un orgasmo (disfunción orgásmica primaria). Cuando una mujer deja de tener orgasmos después de un período sin ningún problema se habla de disfunción orgásmica secundaria. Además, existen mujeres que siempre tuvieron dificultades en ciertas circunstancias: se consideran “situacionalmente anorgásmicas”, por ejemplo, algunas logran sus orgasmos solo por la mañana o solo por la noche, en determinada posición, pero no en otra, con determinado compañero, y no con otro. Si contamos todos los tipos de disfunciones orgásmicas, es muy probable que la incidencia sea superior al 50 % de la población sexualmente activa, o sea que 1 de 2 mujeres alguna vez tuvo dificultad en el orgasmo. Esta disfunción sin duda la más común entre las mujeres.

Causas de la disfunción orgásmica

Orgánica:

Es una causa rara, y si la hay, generalmente también causa dispareunia (dolor a la penetración). Cualquier problema genital o pélvico, así como cualquier enfermedad que dañe la médula espinal, interfieren con la generación y/o la transmisión de la estimulación erótica, y pueden comprometer la capacidad orgásmica. Problemas endócrinos y muchas sustancias y medicamentos también pueden interferir con el orgasmo.

Psicogénica:

Aunque el psicoanálisis consideran a las experiencias de la infancia como la causa de la disfunción sexual, el buscar estas teóricas causas no ha demostrado ser eficiente para tratar disfunciones sexuales. En general, la mujer creció en un ambiente familiar restrictivo, que enseñó a la niña a asociar el placer sexual con la ansiedad, culpa y vergüenza. Pero esto solo no explica ni cura la disfunción. Las causas inmediatas de los problemas sexuales, en cambio, están siempre presentes, y perpetuan el problema. Lo más frecuente es que la anorgasmia genere un autoconcepto negativo en la mujer, y le provoque inhibición y depresión. La mujer teme y espera que su compañero la deje, y este miedo crea represión emocional que impiden a la mujer relajarse y entregarse al placer, y al compañero. La mujer contiene sus sentimientos para protegerse del “daño”(el abandono) que le hará el compañero. Existen otras emociones negativas que influyen en el desempeño sexual:

  1. ansiedad sexual: deseo de tener un orgasmo como indicador de que es una mujer adecuada;
  2. rabia, hostilidad y resentimiento en relación al compañero sexual;
  3. miedo al abandono por parte del compañero; miedo a la rabia o depresión del compañero;
  4. indiferencia afectiva para con el compañero;
  5. miedo al ¨descontrol¨: a ¨volverse promiscua¨, a parecer una “tonta”, o a orinarse, al experimentar el orgasmo;
  6. miedo al embarazo;
  7. depresión;
  8. pensamientos que llevan a la dispersión.

El exceso de pensamientos dispersivos se suele asociar a la ansiedad. La depresión es una emoción generalizada que puede afectar la capacidad orgásmica, a pesar de no ser causada por un problema sexual. La rabia, la hostilidad y la indiferencia son emociones que se relacionan con problemas en la relación de pareja. La labor del terapeuta es investigar estas emociones y/o pensamientos, para reducir los inhibitorios y aumentar los facilitadores.

Falta de información e ignorancia:

Las expectativas poco realistas acerca del orgasmo, la ignorancia acerca de los distintos tipos de orgasmo, o el desconocer que la mujer (y el varón) pierde reactividad sexual con la edad, son apenas ¨la punta del iceberg¨ de la falta de información sobre orgasmo y anorgasmia.

Tratamiento de la disfunción orgásmica primariaDisfunciones sexuales en la mujer

Se propone una técnica denominada “desensibilización sistemática”, donde la mujer es gradualmente expuesta a situaciones sexuales de manera de disminuir su ansiedad y culpa relacionada con la vida sexual, al tiempo que se favorece su excitación y placer sexual. En una primera etapa la mujer alcanza el orgasmo mediante la auto-estimulación, para después relacionarse con su compañero. Puede ser tratada una mujer sin pareja sexual.
La masturbación es el método aislado con más probabilidades de que la mujer alcance el orgasmo. Y aunque hubiera otro método más efectivo, que la mujer se auto estimule tiene beneficios secundarios que son de primera importancia porque 1) disminuye las inhibiciones acerca del sexo; 2) la mujer aprende que merece sentir placer, y a darse placer a sí misma, a ser ¨responsable¨ de su propio placer; 3) aumenta los conocimientos de la mujer la estimulación que necesita, y entonces ella puede transmitirle esta información al compañero; 4) le permite fantasear. Estos beneficios atacan directamente las ¨causas¨ de la anorgasmia. Y además, la masturbación también aumenta la intensidad de los orgasmos por otros métodos, es una “válvula de escape” sexual cuando el compañero no está disponible por algún motivo, y es divertida.

3 comentarios para “Disfunciones en la Mujer”

  • Edith:

    Estimado Alberto:

    La libido, el deseo, es uno de los componentes de la respuesta sexual humana que es más vulnerable a los cambios, al stress y a las condiciones médicas como tiene tu mujer. Es difícil tener energía para desear cuando la persona se siente mal, pero siempre se puede trabajar y mejorar.
    En el caso de tu mujer, hay que evaluar varios aspectos:
    1) control de la diabetes: no solo son necesarias las drogas, sino optimizar la dieta y el ejercicio. si es insulino dependiente, lo más probable es que su diabetes haya comenzado en la infancia o adolescencia. es importa saber en qué estadio de la enfermedad está, si tiene compromiso renal, etc, etc.
    2) la relación de pareja que uds. tienen
    3) que pasa con los hijos? con el trabajo? hay otros cambios en la familia?

    Como ves, este abordaje que te propongo implica trabajar sobre múltiples factores. No hay UNA solución mágica, sino varias charlas, sugerencias, cambios por delante, que llevarán su tiempo.

    Te recomiendo que charles con tu mujer, y si consideran que quieren comenzar a trabajar para mejorar la situación en que se encuentran, se contacten conmigo.

    Saludos

  • zooe:

    hola edith…
    soy zoe y no puedo llegar a un orgasmo y quiero saber que puedo hacer para poder llegar a ese estado
    al momento de empezar con el acto sexual si me siento excitada pero a la hora de la penetración no siento nada aveces solo dolor

    • Edith:

      Hola Zoe, te recomiendo consultar a un/una sexólog@ para evaluar tu caso de dolor en la penetración y tratarlo. Saludos

Deja un comentario

Dra. Maria Edith Martín
Consultas: (011) 15-54889308 Formación en Sexología Clínica y en Terapia Sexual Cognitivo Comportamental en la Cátedra Libre de Sexología de la U.B.A., con certificación de la Academia Internacional de Sexologia Médica (AISM)
leer Perfil
Entradas recientes en el foro