Respuesta Sexual Humana

En la actualidad se acepta que la respuesta sexual es LINEAL en el varón, es decir, las fases se encuentran más delimitadas que en la mujer y siguen un ¨orden¨ que es el descripto hace ya más de 50 años.
En la mujer se superpone la fase de deseo con la de excitación: se habla de un modelo de deseo ¨circular¨. Es decir que cuando su pareja, con quien tiene un vínculo afectivo de intimidad, la busca y comienza  a estimularla en forma adecuada, recién en ese momento la mujer tiene deseo, ¨ganas¨ de tener una relación sexual.  Por esta razón pretender una ¨medicación¨ para el deseo sexual hipoactivo es un sinsentido: ¿cómo logro un buen vínculo con un comprimido? Es imposible.
Esta es una guía comprimida de los cambios que ocurren durante la relación sexual; tengamos en cuenta que mismos no se limitan sólo al área genital sino que afectan a todo el organismo, aquí va una descripción somera de qué ocurre en cada fase.

I Fase de Deseo sexual

Respuesta sexual humanaEs la necesidad de tener una relación sexual y sentir placer. Es, sin duda, la fase más compleja porque participan múltiples factores, y puede alterarse por causas biológicas (hormonas, neurotransmisores) , afectivas (calidad de vínculo con la pareja, trastornos como la depresión), psicológicas (ansiedad, stress, inhibiciones) y culturales (represión de deseos ¨mal vistos¨)

II Fase de excitación

La estimulación (física y/o psíquica) produce una vasocongestión o ingurgitación (¨llenado¨ de sangre) en el área genital. En el varón los principales estímulos son los visuales y la estimulación directa de los genitales. Se produce la erección y los testículos comienzan a elevarse y a aumentar ligeramente de tamaño.

En la mujer los estímulos táctiles y la calidad de la relación con la pareja, son los factores más importantes. Lo primero que aparece es la lubricación vaginal. A medida que continúa la estimulación suceden varios cambios: se expande la vagina (por elevación del útero); los genitales se colorean por la ingurgitación de sangre; los labios mayores se separan, y los menores se engrosan; el clítoris aumenta de tamaño y se aplana; la intensa vasocongestión en el tercio externo de la vagina estrecha la luz del introito. Esto último es lo que se denomina “plataforma orgásmica¨, pero, aunque es el mismo mecanismo de la erección, en la mujer se requiere más tiempo porque la mujer necesita 3 veces más sangre que el varón para lograr esta plataforma.

También se producen cambios extragenitales: la erección de los pezones en ambos sexos, el aumento de la tensión muscular, la aceleración del ritmo cardíaco y respiratorio, el rubor sexual, etc. La mujer experimenta un aumento en el tamaño de las mamas y en la coloración de la areóla, y en el hombre, sale del pene el líquido preseminal (que lleva espermatozoides) que lubrica la uretra previo a la eyaculación.

III Fase del orgasmo

Es la descarga de la tensión sexual que se acumuló por un alto grado de excitación sexual. El orgasmo consiste, físicamente, en una serie de contracciones reflejas involuntarias y rítmicas de los músculos perineales (de la base de la pelvis). A nivel psicológico es una sensación de intenso placer. Aunque en lo físico sea parecido, psíquica y emocionalmente es diferente para cada persona, y en cada persona, varía de una situación a otra, por lo que no todos los orgasmos son iguales.

En la mujer, la estimulación del clítoris es clave para producir el orgasmo. Aún durante la penetración el clítoris es el responsable del aumento de la excitación, no sólo por la estimulación de su porción interna (en el tercio inferior de la vagina, el famoso ¨punto G¨), sino también por la fricción del capuchón del clítoris, producido por el estiramiento de los labios menores durante la penetración. Por tanto, la polémica de ¨los dos tipos de orgasmos¨ (supuestamente clitoridianos y vaginales), no tiene fundamento: son el mismo orgasmo producido por diferentes estímulos sobre el clítoris. Existen algunas mujeres que pueden lograr sus orgasmos con cualquier estímulo, otras, solamente con la penetración en la vagina, muchas, sólo con caricias clitorideanas, y un cuarto grupo, con la combinación de penetración y caricias.

En el hombre, se distinguen dos procesos simultáneos pero distintos: la emisión (el depósito del líquido seminal en la parte posterior de la uretra, como consecuencia de las contracciones orgásmicas), y la eyaculación. Estos dos procesos separados se evidencian en algunas enfermedades, donde puede haber orgasmo sin eyaculación.

El orgasmo es un momento muy placentero e importante pero no toda relación sexual ¨debe¨ implicar el orgasmo, se puede tener una relación satisfactoria sin el mismo.

Luego del orgasmo, por un tiempo ningún estímulo puede hacer que el varón recupere la erección (período refractario absoluto), al que le sigue un tiempo en el cual un estímulo intenso puede provocarla (período refractario relativo). La mujer, en cambio, no tiene un período refractario, por lo que un nuevo estímulo puede desencadenar un nuevo orgasmo.

2 comentarios para “Respuesta Sexual Humana”

Deja un comentario

Dra. Maria Edith Martín
Consultas: (011) 15-54889308 Formación en Sexología Clínica y en Terapia Sexual Cognitivo Comportamental en la Cátedra Libre de Sexología de la U.B.A., con certificación de la Academia Internacional de Sexologia Médica (AISM)
leer Perfil
Entradas recientes en el foro