Entradas con la etiqueta ‘conductas sexuales’

LA GRAN VELLEZA

Signo de mugre, locura o tortez, el pelo en el cuerpo femenino genera rechazo. Pero, por sobre todo, impone silencio. ¿No será el tabú del vello una punta desde donde tironear los hilos que determinan qué es una mujer y qué no? Se habla mucho de los desórdenes alimentarios y la tortura de los talles, pero poco se dice sobre la tiranía de la depilación. ¿Es de verdad un asunto menor? Madonna, oportuna y oportunista como siempre, tocó un punto axilar.  Por Liliana Viola Leer el resto de esta entrada »

El porno educa

En la investigación doctoral sobre adolescentes me contaban cómo a través de la pornografía vieron por primera vez un cuerpo desnudo del sexo opuesto, una relación coital y ciertas prácticas sexuales. Por Daniel Jones * Leer el resto de esta entrada »

ÁTAME Y SERÉ LIBRE

Sin que muchas personas se den por aludidas, sin que grandes multitudes lo reivindiquen, el 24 de julio se celebra el Día Internacional del BDSM. En Buenos Aires, una comunidad que en su plataforma virtual nuclea a más de 40 mil personas se prepara para celebrarlo con un espacio propio. Por Pablo Pérez Leer el resto de esta entrada »

Arriba las chicas

En el libro Tiempo de chicas, de la colección “Las juventudes argentinas hoy”, la investigadora Silvia Elizalde radiografía la diversidad de miradas y prejuicios que cruzan a las adolescentes hoy. Percibidas según su clase, su etnia y también sus elecciones, ellas son tanto el elixir de los medios y la mirada masculina; como pobres, víctimas y vulnerables o esas putitas de uso y descarte. Sin embargo, aunque al feminismo le cueste acomodar la mirada a una generación que ya crece con derechos adquiridos y que se desmarca de la genealogía del patriarcado, ellas reutilizan parte de las consignas y conquistas del feminismo para construir feminidades múltiples.  Por Luciana Peker Leer el resto de esta entrada »

Arte porco

Desembarcó en Latinoamérica la Muestra Marrana. Empezando por México DF, esta edición hace foco en la diversidad funcional y se suma al agite del imaginario postporno en la Patria Grande.  Por Laura Milano

Leer el resto de esta entrada »

Criminalización de la transmisión de VIH: No soy yo, no sos vos, es aquélla

Además de la amenaza siempre presente de las leyes de criminalización de las personas que podrían transmitir el VIH, los medios hegemónicos en Brasil han contribuido en las últimas semanas de marzo al pánico moral difundiendo informes sobre prácticas sexuales no hegemónicas, como si allí estuviera la cuna de todos los males y no hubiera unas pocas medidas prácticas para el autocuidado. Sonia Corrêa, feminista e investigadora de la Asociación Brasileña Interdisciplinaria de Sida, alerta sobre esta situación, que no es aislada sino que se relaciona con otras iniciativas punitivas a la autonomía de las personas, que suceden en nuestro continente y también –y sobre todo– en el Hemisferio Norte. Leer el resto de esta entrada »

Pospornografía

Luego de reexaminar la noción de pornografía –recordando que, por ejemplo, se la ha definido como “el erotismo de los otros”–, el autor da cuenta de la irrupción de la pospornografía, forma de resistencia a la pornografía hegemónica a través de la subversión de los estereotipos sexuales y de género.  Por Carlos Alberto Barzani

Leer el resto de esta entrada »

Es el sexo, estúpido

Televisión. La serie “Masters of Sex” recrea la vida y el increíble experimento de Masters y Johnson que involucró a 10.000 estadounidenses en los años 50. Por Ivanna Soto

 La cama. Michael Sheen (Masters) y Lizzy Caplan (Johnson) se investigan.

 

Leer el resto de esta entrada »

La adolescencia y la cultura pornográfica

¿Qué encontramos cuando encendemos el televisor, o  cuando  chequeamos facebook o twitter? ¿Qué valores nos transmiten las imágenes, que promesas nos hacen los relatos? ¿Cómo reaccionamos a ellos como adultos, y cómo reaccionan los adolescentes?  Una reflexión sobre la cultura y sus (lógicas) repercusiones. Por Dra. María Edith Martín.

No importa el horario, las pantallas nos muestran cuerpos esculpidos a fuerza de gimnasio, dieta y bisturí… Cuerpos trabajados, tapados mínimamente para que se ¨vean¨ los atributos de esos cuerpos ¨perfectos¨, cuerpos en su mayoría femeninos, pero seguidos de cerca por los masculinos. Cuerpos depilados, los de ellas y los de ellos, no sea que el vello le haga sombra a la cola, al busto o a los abdominales. Y lo que no se ¨ve¨ en realidad se deja ver en los pliegues de la (poca) ropa y en el ¨despliegue¨ de comentarios acerca del tamaño y funcionamiento de los genitales… Parece que el valor y el éxito de una persona pasan por su superficie… bien expuesta.

Los adultos consumimos estas imágenes, estas fábulas de que la ¨felicidad¨ consiste en tener las formas bien paradas, a la vista de todxs. Como si nuestro ser se validara en la mirada de los otrxs, y no en nuestro propio vivir, en nuestra propia experiencia. Se vende y se consume una imagen erotizada, casi pornográfica,  que nos lleva, como adultos, a una adicción por conseguir y mantener un cuerpo ¨perfecto¨ según los estrictos estándares de esta cultura.

Entonces no debiera sorprendernos que niñas de 12, 13 años imiten a las mujeres adultas y se vistan y maquillen como lolitas, o que pidan ¨hacerse las lolas¨ como regalo de 15 años. Quieren el cuerpo perfecto, ese que en teoría garantizará ¨el éxito¨. Tampoco sorprende que adolescentes varones consuman sildenafil, para lograr erecciones eternas… se supone que eso es lo que ¨te define¨ como  ¨macho¨. Todo esto es para la mirada de los otrxs, para ¨ganar¨ su atención… no beneficia al/ a la adolescente en cuestión, sino todo lo contrario.

Esta mercantilización atenta contra nuestra sexualidad y nuestro placer… porque, ante todo, no  ¨tenemos¨ un cuerpo al que podemos ¨tunear¨ como si fuera un auto. Somos seres humanos, somos cuerpo, somos una historia incorporada, pretender una uniformidad de cuerpos es pretender una única historia… aniquilando la propia. Si sólo determinadas formas corporales fueran válidas, todas las demás, en contraposición, serían inválidas, aberrantes, revulsivas, in-humanas. Y esto simplemente no es cierto, ni puede serlo: los humanos venimos en todas formas y colores.

Por otro lado, nuestra vida es construida con nuestras experiencias… si sólo determinadas expresiones fueran válidas, qué pobre sería la humanidad! Si solo hiciéramos lo que la ¨cultura dominante¨ nos dice que ¨hay que¨ hacer, no conoceríamos aquello que nos gusta y lo que nos disgusta, lo que nos da placer y lo que preferimos evitar. No nos conoceríamos a nosotrxs mismxs. Seríamos meras copias, no originales.

Creo que hay que mostrarles a los adolescentes que la persona a quien tienen que ¨agradar¨ son a ellxs mismxs. Que el éxito en la vida no es ser un objeto del deseo de otrx, sino convertirse en un sujeto que desea, que hace, que piensa, que elige. Que es libre para sentir, para experimentar, para amar, para vivir.

 Publicado en Gaceta Mercantil, 20/08/14

“La histeria femenina”: el placer sexual y la lectura

LITERATURA EROTICA. Como forma de explorar el feminismo, un artista filmó a mujeres leyendo mientras eran excitadas con un vibrador.

 Hysterical Literature: Session One: Stoya (Official)

Leer el resto de esta entrada »

Dra. Maria Edith Martín
Consultas: (011) 15-54889308 Formación en Sexología Clínica y en Terapia Sexual Cognitivo Comportamental en la Cátedra Libre de Sexología de la U.B.A., con certificación de la Academia Internacional de Sexologia Médica (AISM)
leer Perfil
Entradas recientes en el foro